Acabo de escribir este tweet:


Pero ya no soy joven. Tengo 27 años. Estoy espantado.

Cuando tenía 14, creo, pasaba las tardes enteras encerrado en la recámara que compartía con mi hermano, escribiendo un diario y cartas que nunca enviaba. Cartas a locutores de radio, actores, cantantes, programas de televisión, amigos o gente que me gustaba, pero un día escribí para mí. Era una carta para el Rafa de 18 años.

Recuerdo vagamente que eran metas a cumplir. Por ejemplo:

- Aprender a manejar.
- Ir de antro.
- Enamorar a alguien.
- Enamorarte.
- Vivir solo.
- Ser elegante.
- Ser popular.
- Bajar de peso.
- Ser amigo de (no puedo revelar el nombre porque me da pena).
- Escribir un artículo para una revista.

A los 18 no cumplí ninguna. A los 27, algunas.

- Aprender a manejar.
Perdón Rafa de 14 años y de todas las edades, no sé hacerlo. Sin embargo, me gustaría avisarles que no vean la tele tan cerca, ni lean debajo de las sábanas SÓLO con la luz del reloj Casio con calculadora. Es malo para sus ojos y piedra angular en mi torpeza al volante.

- Ir de antro.
Qué oso. Nadie va de antro. Ir de antro es muy 1997, ¿de dónde saqué esta idea?

- Enamorar a alguien.
Nunca.

- Enamorarte.
No volverá a pasar.

- Vivir solo.
Estoy escribiendo esto un sábado en la noche, Rafa de 14 años. Evidentemente no es divertido ni sencillo, ni lo hubiera sido a los 18.
- Ser elegante.
Si ser elegante es comprar en rebajas, Rafa de 14 años: no te he quedado mal.
- Ser popular.
El otro día me mandaron un mail que comenzaba: Estimada Celebridad de Internet (ajá, con mayúsculas). A-N-O-T-A-C-I-Ó-N.

- Bajar de peso.
Peso lo que pesas ahorita, Rafa de 14 años. Ni tan bien, ni tan mal.
- Ser amigo de (no puedo revelar el nombre porque me da pena).
Been there, done that. Ahora nos saludamos por Facebook y tenemos "small talks" sobre nuestra familia. Tiempo desperdiciado.

- Escribir un artículo para una revista.
¡Hecho!





0 vienes y lo escribes:

Publicar un comentario

top